Y Tú ¿Cómo Respiras?

Nacemos respirando bien, cuando bebés o niños lo hacíamos perfectamente; sin embargo, a través de los años, con el estrés, la ansiedad y los malos hábitos (preocupaciones, miedos, etc.), comenzamos a respirar mal, afectando con ello nuestra salud física y psicológica. Solemos respirar muy rápida y superficialmente; la respiración superficial no aporta a los músculos ni al cerebro la cantidad de oxígeno necesaria para su correcto funcionamiento y  puede crear tensión muscular, cansancio, producir dolores, malestares y enfermedad.

Con adecuada respiración, podemos aprender a relajarnos, liberar nuestro cuerpo de la tensión y combatir el estrés y la ansiedad.

¿Cómo respirar para favorecer la reducción del estrés y combatir la ansiedad?

Un método que ha demostrado ser eficaz para combatir el la ansiedad y el estrés y provocar la relajación, es la respiración profunda.

Andrew Peden de Coaching and sport Science Review nos habla de la respiración profunda como un método de relajación sencillo y básico. Cuando respiramos profunda y lentamente, reducimos nuestro ritmo cardíaco, ayudamos a relajar los músculos del hombro y cuello, desviamos la atención del estrés, liberamos hormonas del bienestar y provocamos la respuesta de relajación incidiendo positivamente en nuestra salud general;  por lo que puede ser un modo inmediato, accesible y eficaz de reducir la ansiedad.

Ejercicio para identificar si respiramos superficial o profundamente

  1. Pon tu mano izquierda sobre la parte inferior del abdomen y tu mano derecha sobre su pecho.
  2. Exhala completamente.
  3. Ahora respira profundamente (inhalando por la nariz).
  4. Si la mano que está sobre tu estómago se mueve hacia fuera al inspirar y el aire parece fluir ingresando fácilmente a la base del estómago, estás respirando profundamente. Si cuando respiras, la mano que está en tu estómago se mueve hacia adentro y tu estómago se retrae y la mano sobre tu pecho se mueve hacia afuera a medida que se expande el diafragma, tu respiración es demasiado superficial.

Ejercicios de respiración

Estos ejercicios te ayudarán a respirar profundamente y lograr reducir el estrés y la ansiedad, provocando un estado de relajación. Son rápidos y fáciles de hacer, se pueden practicar en cualquier lugar y en cualquier momento sin llamar la atención a los demás sobre lo estás haciendo. A continuación algunos ejemplos:

  1. Exhala profundamente, contrayendo el abdomen.
  2. Inspira lentamente expandiendo el abdomen.
  3. Continúa respirando expandiendo el pecho.
  4. Continúa inhalando elevando los hombros hacia las orejas.
  5. Sostén la respiración hasta la cuenta de 3.
  6. Exhala lentamente hasta la cuenta de 6.
  7. Relaja completamente los músculos de los hombros y el pecho.
  8. Repite 3 ó 4 veces hasta lograr una sensación de calma.
  9. Puedes también hacer todo esto con una música suave de fondo o con un audio motivador.

screenshot-2016-10-29-14-56-00

Leave a Reply


Subscríbete a Ronaldo Tello

Ultimos Artículos de Poder

Ronaldo Tello en Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar